top of page

Corazón de Fuego: Una chispa que podría ser llama

Por Sofía Aguirre Moreno


¿Te acordás de cuando eras chico y pasabas por la puerta de un cuartel de bomberos? Los camiones relucientes, las luces listas para encenderse en cualquier momento, las botas impecables… ¿No? Si no recordás un momento así, tal vez sea, justamente, porque no eras chico, sino chica. Esa pasión por los bomberos hasta hace pocos años parecía reservada exclusivamente a los varones y, si se atrevía a despertarse en una nena, prontamente era truncada por la realidad: el cuartel era de bomberos y no de bomberas. Los tiempos cambiaron y cada ciudad a su vez fue abriendo las puertas a más mujeres en sus cuarteles.


Corazón de fuego comienza contando la historia de una niña llamada Georgia, hija de un bombero, que está determinada a seguir los pasos de su padre. Sin embargo, pronto descubre que debe esconder su pasión pero aún así no puede dejarla atrás. Años más tarde, desaparecen misteriosamente todos los bomberos de la ciudad. El alcalde convoca a un nuevo cuerpo de voluntarios para cubrir sus puestos y buscarlos. Es entonces cuando Georgia, ya adulta, encuentra su oportunidad y, haciéndose pasar por hombre (porque aún con todo el cuartel desaparecido sigue sin haber lugar para las mujeres), se suma a las filas del nuevo cuerpo, liderado por su propio padre.



Pese a que la historia intenta alentar a las niñas a perseguir sus sueños sin limitarse por su género, esta se distrae fácilmente con una trama que no la ayuda a mostrar por qué ser mujer era (y aún es, en tantos aspectos) una dificultad en la esfera laboral. Los problemas de Georgia como bombera son prácticamente los mismos que los de sus compañeros varones, a excepción de algunos inconvenientes con su bigote falso, por ejemplo. Una historia que vale la pena contar, pero que no se destaca de cualquier otra de las tantas protagonizadas solo por valientes varones. Si bien se empeña en mostrar a la protagonista como la más corajuda del grupo, parece no confiar en que las niñas capten el mensaje y recurre a diálogos explícitos para manifestar las injusticias obvias que encuentra en el sistema, sin mostrar los motivos por los que no alcanza con que “las dejen entrar” y por los que esas injusticias se sostienen.


Podríamos ver el film sin pensar que la intención fue dar un mensaje feminista, sino que fue no hacer otra película machista -lo cual logra, sin lugar a dudas- y transmitir en cambio el mensaje de que la familia se elige y que no tiene que ser necesariamente la biológica (se toca el tema de la adopción y se reitera una frase muy arraigada en el ámbito bomberil que es “los bomberos somos una gran familia”). Pero el tráiler nos prepara para esperar esa historia que trate de cuán feminista es el gesto de, siendo mujer, incursionar en una profesión en la que no se espera que se lo haga. Por si quedaban dudas, los créditos finales muestran fotos de las primeras bomberas de distintos lugares del mundo, junto al año en que ingresaron. Un bello homenaje final que viene a compensar las omisiones del film y reafirmar que ese era el camino que deseaba tomar. El proyecto definitivamente no resta en el aspecto feminista. Sin embargo, podemos demandar intentos más reflexivos en el futuro.



Las coloridas animaciones, música y chistes hacen amena a Corazón de fuego, que le resultará divertida a nenas y nenes por igual. Inteligentemente, se evita la complicación de tener que hacer realista el fuego, reemplazándolo por uno místico, de color púrpura y con comportamientos no convencionales. A su vez, el montaje no cae en chistes obvios ni en secuencias musicales clichés que podrían esperarse en cualquier comedia sobre alguien iniciándose en un trabajo nuevo.


Son necesarias más películas como Corazón de fuego que busquen asegurar a las futuras mujeres que pueden ser lo que quieran ser, para contrarrestar tantos mensajes opuestos que llegan a sus oídos. La muñeca Barbie trastabilló repetidas veces intentando transmitir eso mismo (¿habrá intentado eso de verdad?) y no por ello el mensaje deja de ser cierto y válido. Esperemos que más intentos logren finalmente naturalizar la idea en las niñas, pero también en los niños que compartirán profesiones, sean cuales fueren, al crecer.


Hace un tiempo se viralizó un audio en Tik Tok extraído de la película El secreto de sus ojos. El audio dice: “El tipo puede cambiar de todo: de cara, de casa, de familia, de novia, de religión. Pero hay una cosa que no puede cambiar; no puede cambiar de pasión.”. Pues resulta que nos estamos dando cuenta de que “la tipa”, tampoco puede y nadie puede forzarla.



Ficha técnica-artística: Corazón de fuego

  • Dirección: Theodore Ty, Laurent Zeitoun.

  • Reparto: Olivia Cooke, Kenneth Branagh, William Shatner, Laurie Holden.

  • Guión: Jennica Harper, Daphne Ballon, Laurent Zeitoun, Lisa Hunter.

  • Diseño de producción: Florent Masurel.

  • Música: Chris Egan.

  • Fotografía: Jericca Cleland, Guillaume Zimmer.

  • Efectos visuales: Sushant Dholakia, Ted Ty, Benoit Blouin.

  • Edición: Gregory Magné-Grand, Marion Mathiot.

  • Producción: Valérie d'Auteuil, André Rouleau, Laurent Zeitoun, Yann Zenou, Ted Ty.

  • Productora: Main Journey, Caramel Films, Anton Capital Entertainment.

  • País: Francia/Canadá.

  • Año: 2022.

  • Género: Animación, Aventura, Comedia.

  • Duración: 1h 32min.

  • Idioma: Inglés.

Si te gusta Revista Varda y querés ayudarnos a crecer, podés comprarnos un cafecito desde $50 en:https://cafecito.app/revistavarda
46 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page