top of page

El navegante rumbo al amanecer

“Lo formé con cuatro letras arrancadas de cuatro recuerdos y con los que construí un destino” escribe Vito Dumas, el navegante solitario, sobre su barco bautizado LEGH. Y ese destino lo llevó a realizar cuatro grandes hazañas marítimas, nunca antes hechas por una tripulación de una sola persona, sin más compañía que la del viento. El documental sobre esta figura oculta y vapuleada localmente, pero reconocida en aguas internacionales, tuvo su estreno el 9 de enero del 2020 en el Cine Gaumont, luego de su presentación en el 21º BAFICI Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires, dentro de la sección Personas y Personajes.


Entrevista al investigador Ricardo Cufré

El navegante solitario, primer largometraje de Rodolfo Petriz, toma como base los cuatro libros que escribió Dumas sobre sus épicas aventuras, entre ellos la vuelta al mundo por los 40º de latitud sur, en su pequeño barco LEGH II, durante la Segunda Guerra Mundial. El director reconstruye estas odiseas a partir de los diarios de viaje, mapas y entrevistas tanto a especialistas como a familiares y personas cercanas. Pero el film no es sólo una muestra de esas expediciones en búsqueda de una esperanza, sino la construcción del personaje Vito Dumas, su entorno político y social, sus aspiraciones y sus tormentos.


Con los años convertido en el “innombrable” de la naútica, Dumas comenzó su primer viaje con una aspiración romántica: dar la vuelta al mundo, siempre rumbo al amanecer. Y con esto, transmitir un mensaje de esperanza, superación y unión internacional, en plena Guerra Mundial. Sin embargo, aunque logró completar la hazaña y fue recibido como un ídolo popular, perdió parte de sus ilusiones en aquellos mares que tanto sufrimiento le causaron. Correspondiente al estado de su espíritu, el documental elabora un clima tormentoso y oscuro, a partir de la ficcionalización y la música de Rodrigo Sánchez Mariño.


Por otro lado, la faceta artística de Dumas, que además de escritor, era pintor de bellos paisajes marítimos y portuarios, parece reflejarse en los elementos pictóricos del film, que cuenta con dibujos de Pol Maiztégui. No solo la ficcionalización, interpretada por Luis Petriz, nos muestra al navegante y sus pinceles, sino que mientras se oyen los relatos de sus travesías, pueden verse los mapas de viaje y, punto por punto, visualizar el recorrido con dinamismo. A la vez, las escenas animadas por Armando Fogel y Gabriel Real, como postales levemente cinéticas, muestran los momentos más álgidos y lóbregos de estos viajes.


A pesar de poseer tantos talentos, Vito Dumas fue víctima de calumnias dentro de la sociedad naútica. Por pertenecer a una clase social baja, por emprender travesías en solitario, por lograr aquello que era inimaginable. Pero también, por haber sido reconocido por Juan Domingo Perón, quién le otorgó un cargo y un rol importante dentro de un proyecto náutico. Sin ser peronista, quedó ligado al movimiento político, y durante el derrocamiento de Perón, sus funciones se complicarían aún más, lo que llevó a que su figura sea casi desconocida en nuevas generaciones de navegantes.



El documental logra rescatar de aguas turbulentas el legado e inspiración hacia la juventud de un incansable romántico. Pero si bien el film no se centra en eso, muestra una faceta más: la de padre abandónico. En pos de realizar estas hazañas, Dumas dejó atrás a una esposa y un hijo que supo de él solo aquello que salía en los diarios. En momentos donde se glorificaba aquellas figuras que abandonaban todo para cumplir sus sueños, mientras sean hombres cis y heterosexuales, el navegante solitario rumbo al amanecer, encontró el ocaso.



Cine Gaumont (Avenida Rivadavia 1635)

Funciones diarias, 19.10hs. - Sala 3




Por Caterina Niello.



25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page