top of page

La crónica francesa: una oda al arte periodístico

El aroma a café se despliega en tazas tintineantes por los pisos del edificio, donde se oye a la distancia las máquinas tipear y los lápices acariciar las hojas. Desde los aspectos sensoriales más primarios hasta las referencias intertextuales menos evidentes se evoca una oficina de redacción. Es que, en La crónica francesa, Wes Anderson realiza una oda a The New Yorker y otras conocidas revistas, pero también a las artes visuales, al cine y al lenguaje de la animación.


En su película más reciente, el director de El gran hotel Budapest presenta, a modo de capítulos, una serie de artículos publicados en La crónica francesa. Este medio, homónimo al film y quien le da su nombre, es editado por el estadounidense Arthur Howitzer Jr. (Bill Murray) que, pese a su breve aparición en pantalla, se convierte en el hilo conductor que conecta las secciones, a través del recuerdo de sus escritores. Así, se ve reflejada la importancia -muchas veces oculta- del rol editorial: encontrar talentos, sacar lo mejor de cada uno sin interferir en las historias y, en algunos casos, dar oportunidades que cambian vidas.



Las oficinas de la gaceta se ubican en Ennui-sur-blase, una ciudad ficticia en la Francia del siglo XX que se da a conocer en “The Cycling Reporter”, un prefacio-guía de viaje a cargo de Sazerac (Owen Wilson). En esta introducción se muestran los recovecos ocultos del lugar, su gente, sus aromas, sus pasados y sus futuros. A continuación, sigue el artículo “The Concrete Masterpiece”, narrado por J. K. L. Berensen (Tilda Swinton), sobre la historia de Moses Rosenthaler (Benicio del Toro), un artista en prisión que encuentra inspiración en Simone (Léa Seydoux), musa y policía carcelaria. La obra de Moses es “descubierta” por Cadazio (Adrien Brody), un comerciante de arte, lo que inicia un relato con tintes satíricos sobre la autenticidad, el fetichismo y el mercantilismo en la industria artística. Los cuadros, que despiertan el furor de miles, fueron realizados originalmente para la película por la artista Sandra Kopp, con referencias estilísticas a Francis Bacon y Willem De Kooning.

“Revisions to a Manifesto”, la siguiente nota a cargo de la periodista Krementz (Frances McDormand), es la cobertura de una protesta universitaria liderada por Zeffirelli (Timothée Chalamet) y Juliette (Lyna Khoudri). En este relato, la banalización de la protesta y los ideales como moda pasajera son presentados de una manera ambigua que va desde un comentario sarcástico a modo de crítica hasta un hommage al Mayo Francés que termina burlándose de él. El último reportaje, “The Private Dining Room of The Police Commissioner”, una crónica culinaria que deviene en un caso policial, es contado por Roebuck Wright (Jeffrey Wrigth), un especialista en gastronomía que puede recordar hasta la última coma de todo lo que escribió. La dualidad temática del artículo se refleja en la elección de lenguajes para retratarlo: mayormente cine de acción real con escenas de policial en animación 2D, con tono historietístico y un estilo similar a las clásicas ilustraciones del New Yorker. Sin convertirse en el tópico principal del segmento, se hace referencia a la homosexualidad del periodista y situaciones de violencia a las que tuvo que enfrentarse. Se llega así a un punto cúlmine y emotivo sobre la personalidad del editor Howitzer Jr., quien ofrece ayuda, aceptación y reconocimiento.



Se suelen comentar cosas variadas sobre la estética de Wes Anderson, con sus colores pasteles y planos rectos: que está depurada, que es reconocible, que es detallista, que es vacía, que es siempre igual. Sin embargo, en esta película el director pareciera estar todavía experimentando y expandiendo su estilo, sin que nada de lo que se crea pueda darse por sentado. En este movimiento de transposición, donde relatos escritos deben llevarse al lenguaje audiovisual, juega con recursos ya conocidos como la voz en off y el blanco y negro, pero también con escenas de acción o violencia “pausadas”, para que el espectador complete el movimiento en su imaginación, como si estuviera leyendo. También, se anima a incorporar la animación 2D y las maquetas o tomas en stop-motion, que en sus anteriores trabajos live-action quedan inadvertidas por su “realismo”, en esta ocasión se hacen más evidentes y toman mayor prevalencia.


La importancia que se le da al lenguaje animado también se puede encontrar en la producción. Ennui-sur-blase es, en realidad, la ciudad de Angouleme, coloreada por murales, sede de una escuela de arte del cómic, un museo y un festival anual de animación. “La ville de l’image”, por como también se conoce, es la responsable de aproximadamente la mitad de la cinematografía animada de Francia. Sus habitantes se convirtieron en colaboradores clave para la película, dado que el componían el cuarenta por ciento del equipo de filmación y 900 ciudadanos trabajaron como extras. A su vez, las secuencias animadas, a cargo de Gwenn Germain, se ejecutaron íntegramente con talento local.


Estas particularidades del detrás de escena casi pasan desapercibidas al igual que las apariciones de grandes actores como Edward Norton, Christoph Waltz, Elisabeth Moss y Saoirse Ronan, entre otras reconocidas figuras. De la misma manera en la que parte del elenco de sus otras películas se repite, Anderson vuelve a trabajar con el montaje de Andrew Weisblum, la fotografía de Robert D. Yeoman y la música Alexandre Desplat, en un soundtrack satienesco que construye el tono de cada sección. La historia, que el director y guionista realizó en conjunto con Roman Coppola, Hugo Guinness y Jason Schwartzman tomó la forma de una producción ambiciosa pero que logra transmitir el amor y la nostalgia por una clase de medio que, al igual que el editor Howitzer Jr., ya no solo quedará en la memoria de escritores y lectores.



Ficha técnica-artística: La crónica francesa

  • Título original: The French Dispatch

  • Dirección: Wes Anderson

  • Reparto: Frances McDormand, Benicio del Toro, Tilda Swinton, Adrien Brody, Léa Seydoux, Timothée Chalamet, Lyna Khoudri, Saoirse Ronan, Jeffrey Wright, Mathieu Amalric, Steve Park, Bill Murray, Owen Wilson

  • Guión: Wes Anderson

  • Música : Alexandre Desplat

  • Fotografía: Robert Yeoman

  • Montaje: Andrew Weisblum

  • País: Unidos Estados Unidos

  • Año: 2021

  • Género: Comedia dramática

  • Duración: 108 minutos

  • Idioma: Inglés

  • Producción: Wes Anderson, Steven Rales, Jeremy Dawson y Scott Rudin

  • Productoras: Searchlight Pictures, Indian Paintbrush, American Empirical Pictures, Scott Rudin Productions

Si te gusta Revista Varda y queres ayudarnos a crecer, podes colaborar desde $50 en: https://cafecito.app/revistavarda
138 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page