top of page

Las alas del gótico andino

Por Agustín Valdez


No solemos pensar en nuestra región como un espacio gótico, pero lo es. En Latinoamérica ciertamente no abundan los castillos medievales pero sí hay terrores reales que son el pan de cada día. La belleza de los paisajes y la música de su gente conviven con los femicidios, el narcotráfico, la inseguridad, las dictaduras, las fosas comunes, la represión en todas sus formas habidas y por haber. Las masacres de los pueblos originarios, las huellas de la esclavitud y la profunda desigualdad son espíritus difíciles de ahuyentar.


Desde hace por lo menos diez años, cada vez más y más autorxs han encontrado en la literatura de género, y especialmente en el terror, la vía regia para hablar de lo que pasa en nuestras sociedades. Son, sobre todo, mujeres. Desde Ecuador, María Fernanda Ampuero publicó la estremecedora antología de relatos Pelea de gallos (Páginas de espuma, 2018). La boliviana Liliana Colanzi hizo lo suyo en Nuestro mundo muerto (Eterna Cadencia, 2017) y Fernanda Melchor nos estrujó el alma desde México con la novela más cruda de los últimos años: Temporada de huracanes (Random House, 2017).


Es en este contexto que llega Las voladoras, el nuevo libro de cuentos de la ecuatoriana Mónica Ojeda, que desembarca por primera vez en nuestro país, en lo que esperamos sea un flujo continuo de historias para no dormir. Son ocho relatos, ambientados mayormente en la oscuridad de la bruma andina. Sus personajes principales son casi siempre mujeres: niñas trastornadas, gemelas siniestras, brujas aborteras. Las situaciones que atraviesan son de lo más variadas, pero el cuerpo aparece siempre en primer plano: mutilaciones, dentaduras de cadáveres, cabezas cortadas. El terror que construye Mónica Ojeda en sus relatos está bañado en sangre y en poesía. El uso del lenguaje más sugerente para describir sensaciones pesadillescas es un talento que la autora despliega generosamente página a página.


Las voladoras genera, antes que nada, curiosidad. Es una lectura que perturba y fascina, como observar una herida expuesta. Mónica Ojeda maneja la violencia a su antojo, la hace gritar hasta reventar las cuerdas vocales. En su escritura una mutilación puede ser un acto de amor y un arrebato de locura una forma de libertad. Los relatos no están conectados narrativamente, pero es inevitable pensar que transcurren en el mismo universo. Es un mundo lleno de la magia y la mitología de los pueblos andinos así como también del machismo y la desigualdad que se hacen dolorosamente carne en el día a día.


Mónica Ojeda no teme en lo absoluto meterse con temas considerados tabú, como ya demostró en sus anteriores novelas (desafortunadamente no editadas en Argentina) Nefando o Mandíbula. No pontifica, no quiere dejarnos lecciones de moral ni reflexiones profundas. La autora no intenta decir más que lo que cada cuento dice, no pretende hacer metáfora. Sin embargo, la realidad pavorosa de un Ecuador y una Latinoamérica arrasada por la violencia está presente, porque no puede no estarlo. Las voladoras despega y no deja nunca de subir, congela a los lectores en la tensa espera de saber que eventualmente nos estrellaremos la cabeza contra el piso pero ni aun así tendremos alivio.


¡SORTEO ANIVERSARIO!


Cumplimos dos años de Revista Varda y en nuestras redes sociales sorteamos un ejemplar de Las Voladoras de Mónica Ojeda, gracias a la cortesía de la Editorial Páginas de Espuma. Sortea el 28 de abril por la noche, no dejes de participar en Twitter o Instagram.


Ficha técnica: Las voladoras

  • Autora: Mónica Ojeda

  • Plaza de edición: España

  • Año: 2020

  • Género: Cuentos, Terror

  • Páginas: 128

  • Idioma original: Castellano

  • Editorial: Páginas de Espuma



112 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page