top of page

The Call: Una llamada a lo conocido

Tobin Bell, famoso por la saga Saw (El Juego del Miedo), nos invita nuevamente a jugar, pero esta vez bajo los términos de su esposa Lin Shaye.

De la mano de Jeffrey Reddick (creador de Destino Final) en la producción, Patrick Stibb en el guion y con la dirección de Timothy Woodward Jr (Traded, The Outsider) llega The Call un nuevo thriller con Lin Shaye y Tobin Bell, dos nombres que darán mucho que hablar.


Chris (Chester Rushing) es el chico nuevo en Willow Falls, quien al haberse mudado recientemente, todavía debe aprender las reglas del lugar. En el colegio, conoce a Tonya (Erin Sanders), una chica que perdió a su hermana cuando era una niña. Al poco tiempo de haberse conocido, Tonya le presenta su grupo de amigos a Chris. Como “novatada” lo llevan a la casa de una anciana llamada Edith Cranston (Lin Shaye), donde en el pasado hubo una guardería y fue el último sitio en el que se vio a la hermana de Tonya con vida. Rápidamente, el grupo de jóvenes comienza a tirar piedras a las ventanas de la casa, hasta que la anciana sale amenazándolos.


Esa misma noche, Edith, sumergida en sus dolencias y las constantes agresiones de parte de los adolescentes, como pinchar los neumáticos de su auto y romper las ventanas de su casa, se suicida. Al día siguiente, los jóvenes son convocados por Edward (Tobin Bell) el marido de Edith, quien les dice que su esposa los nombró en su testamento dejándoles dinero. Sin embargo, para recibir esa herencia deben jugar un juego por el que podrán ganar cada uno 100.000 dólares. Lo único que tienen que hacer es cumplir su último deseo: llamarla al más allá.



La premisa que nos trae Woodward apunta a la nostalgia de las películas clásicas de terror de los años 80 utilizando las mismas reglas del género ya vistas una y otra vez, en un afán de que el espectador empatice con ese pasado glorioso del slasher. Por otro lado, la trama recae fuertemente en los dos actores íconos. En este punto, el film nos permite dudar sobre si hay un protagonista o es un relato coral, ya que la historia del supuesto personaje principal se ve diluida en el resto de la acción. Mientras que en cuanto al resto de los personajes, estos no están lo suficientemente desarrollados como para llamarlos como tales. A su vez, los diálogos coquetean con la frase de Tobin Bell en Saw “Let’s play a game”, haciéndonos desear que la diga.


Valiéndose de obvios jumpscares el film trata de retomar la dirección de la historia, pero sin una tensión anteriormente creada y sin un ritmo a seguir, poco generan en el espectador, el cual estará tratando de comprender a dónde lleva el argumento. Este último, empieza a tener un poco de sentido al final de la película. En lo que respecta a la ambientación del otoño de 1987, ésta recae casi únicamente por las luces incluidas en el espacio en que circulan los personajes, en una clara referencia a A Nightmare on Elm Street de Wes Craven. Por otra parte, si bien es un honor ver actores veteranos de su nivel juntos, lejos están de ser sus mejores interpretaciones, dadas las circunstancias que los rodean. De todos modos, es necesario remarcar que The call es un ejercicio de género que debería reconocerse como tal y entenderse que su objetivo es cautivar la nostalgia por los clásicos.



Por último, el film nos permite repensar la importancia del gore por sobre la trama en el cine de terror. Es necesario demandar algún tipo de evolución en los tópicos, especialmente cuando el público de este nicho ya conoce cada uno de los trucos del manual. Además, nos recuerda que repetir fórmulas no genera un éxito instantáneo, deben buscarse formas de combinar lo conocido con lo nuevo. Aun así no significa que no disfrutemos, en mayor o menor medida, una película más del género.




Ficha técnica-artística:


Título original: The Call

Dirección: Timothy Woodward Jr.

Reparto: Lin Shaye, Tobin Bell, Chester Rushing, Erin Sanders, Mike C. Manning, Sloane Morgan Siegel, Judd Lormand, Randy J. Goodwin.

Guión: Patrick Stibbs.

Producción: Jeffrey Reddick, Randy J. Goodwin, Zebulun Huling, Patrick Stibbs, Gina Rugolo, Leah Aldarondo.

Edición: Wayne J. Liu.

Maquillaje: Ching Tseng.

Vestuario: Chloee O'Hayon-Crosby

Música: Samuel Joseph Smythe.

Fotografía: Pablo Díez.

País: Estados Unidos, Canadá.

Año: 2020.

Género: Terror.

Duración: 94 min.

Idioma: Inglés.

Productora: Appreciated Films, BondIt, Buffalo 8 Productions, Kalispel Tribal Holdings, Single Malt Productions



Si te gusta Revista Varda y querés ayudarnos a crecer, podes comprarnos un cafecito desde $50 en: https://cafecito.app/revistavarda

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentarer


bottom of page